Entrevista a Esperanza Fernández

9 de mayo de 2008

Sábado 17 de mayo de 2008 por Manuela Papino

"Estoy segura de mí misma"

Vuelves a la tradición con este disco “Recuerdos”. El primer título, Manolo Reyes, (por Bulería) es un recuerdo de tu abuela
.
EF: -En principio, a la primera persona que lo escuché, fue a mi abuela, pero eso lo tiene Vallejo y la Niña de los Peines grabado. No lo había escuchado nunca y tomé la decisión de grabar el tema como mi abuela lo cantaba. Era viejecita y nunca sabía como terminaba, entonces cuando quise hacer el tema entero, le pregunté a mi padre de dónde venía, cogí un disco de la Niña de los Peines y pude hacer la letra entera. Pero es una evocación hacia mi abuela porque quería darle un homenaje a ella.

¿Era la madre de tu padre?

EF: - Sí.

¿Ella vivía con vosotros?

EF: - No, pero siempre en Navidad, le decíamos “abuela por favor cántanos Manolito Reyes”, y ella, como podía, porque era muy viejecita, cantaba, pero se ahogaba mucho, y no podía terminar el tema. A mi, su soniquete y el tiempo se me quedaron en la cabeza. Intento recordarlo respetando como ella lo hacía.

¿Ella te cantaba otras canciones?

EF:- No, porque ella no era profesional, cantaba un poquito por fandango, realmente ella no era cantaora; era aficionada, le gustaba mucho.

¿Cómo te vino la idea de cantar?

EF: - Yo creo que uno nace con esto. Sabía que quería ser artista desde muy pequeña, pero no sabía como iniciarlo. Lo inicié bailando con Pepe Río, Manolo Marín, pero no cantaba, solamente en casa. Lo que quería era bailar. Con el tiempo me di cuenta de que sí, bailaba bien, pero que no era lo mío. Y empecé a prepararme para cantar.

¿Cómo te diste cuenta?

EF: - Me di cuenta la primera vez que hice un festival, como bailaora profesional. Se me quedó la mente en blanco por completo y no pude terminar el baile. ¡Y yo lloraba! Una experiencia malísima y cuando volví al camerino, juré que no volvería nunca más a bailar y que me iba a dedicar al cante. Fue cuando ya realmente me puse de cantaora. Ya cantaba, tenía mucho ídolos, y en mi casa se escuchaba mucho cante porque mi padre es cantaor. Mi ídolo era Lole, siempre la escuchaba a ella. Escuchaba también coplas, Concha Piquer me gustaba mucho, a Antonio Mairena, a Caracol y al Lebrijano, pero siempre he sido una persona muy vergonzosa, y no sabía como empezar a cantar, no me atrevía.

¿Cómo transmites el flamenco a tus hijos?

EF: - Es una transmisión prácticamente del vientre, desde la barriga. Hay una letra por soleá que dice- está en mi primer disco- “desde el vientre de mi madre me sentía yo cantaora”, pues con mis hijos creo que es igual. He estado cantando desde que me quedé embarazada de los dos, prácticamente hasta el final, entonces aunque no salgan artistas porque no le guste, ellos en el interior lo llevan.

¿Crees que tus hijos no van a salir artistas?

EF: - El mayor sí, es muy aficionado, toca muy bien la percusión, el cajón, y baila muy bien, tiene muchísimo ritmo, no se va para nada y es una cosa que ha aprendido él solo, nosotros no nos ponemos con él. En mi casa nadie toca el cajón, él sí, ensaya solo delante de la tele. Pero Miguelito, es muy deportista, juega mucho al fútbol, y como sabe que el flamenco lo lleva como una cosa natural… se inclina más por el deporte. Y David, tiene cinco años, y es más vergonzoso. Pero yo creo que puede cantar, porque tiene muy buena memoria y afina muy bien.

La seguiriya, “yo sentí” es la de “El Chache de Lebrija”, háblame de él.

EF:- El Chache Lagaña! Era un tío de mi madre, tenía una forma muy peculiar de cantar por Seguiriya, no era artista tampoco, pero tengo el recuerdo, cuando iba a Lebrija. Era muy pequeña y jugaba con una muñeca en un patio de su casa, recuerdo que él venía con dos copitas y cantaba desde una esquina. Este recuerdo lo tengo. Cantaba solo, para él mismo, cantaba “la ovejita blanca y el praito verde”….eso era la letra que él cantaba. Y esa letra es muy popular, tradicional, la canta mucha gente, pero en este recuerdo cuando cierro mis ojos…esta letra tengo que hacerla, porque me recuerdo chiquititísima, con mi muñeca negrita, escuchando al Chache Lagaña cantar por Seguiriya.

¿Y los demás temas te vinieron así?

EF: - ¡Así! Este disco es muy importante para mí, no ha sido difícil para
nada. ¡Lo tenía tan claro! El otro quizás, estaba más elaborado, escogimos los
temas, tuvimos que llamar a uno, a otro, pero con este disco no me ha costado nada.
Es una transmisión recíproca, lo digo a mis alumnas, si tu sabes perfectamente lo
que quieres y eres conforme con lo que estas haciendo, es directo, va a la persona
que lo escucha.

¿Llega en un momento importante de tu vida?

EF: - Madurez. Absoluta. Mis hijos me han hecho madurar, el tiempo, la edad. No
es lo mismo cantar con veinte que con cuarenta. Porque son muchos escenarios,
muchas cosas que han pasado en tu vida, muchos tropiezos…en la vida, en el
escenario, vas acumulando cosas que luego se transforman en seguridad.

Los artistas que trabajan contigo son los de siempre, ¿te aporta seguridad trabajar con ellos?

EF: - No, simplemente porque el disco lo tenía claro desde el principio, por eso, con ellos, y tenía que ser ellos. A mí no me importa nada trabajar con otro tipo de músicos, lo he hecho y no he tenido ningún problema, pero este disco es como he querido, es la gente que yo quería.

Y Dorantes?

EF:- Llevo muchos años trabajando con él. He colaborado en discos suyo, y él en la soleá de mi primer disco.

También viene un homenaje a las mujeres que dieron un cambio radical al flamenco por ser mujer, como la Niña de los Peines…

EF: - Nosotras las mujeres le debemos mucho a la Niña de los Peines, porque date cuenta cuando ella vivía, en esa época, era un mundo absolutamente machista.

¿Ya no?

EF: - Menos. Menos…Ella estaba sola. En el cante tuvo que luchar ella sola, fue una
persona muy valiente y gracias a ella, las mujeres cantaoras, estamos en pie. ¡Le
debemos mucho a la Niña de los Peines!

¿Crees que quedan cosas por cambiar?

EF: - Realmente creo que el cambio viene solo, como ha venido, porque tiene que venir. No es que yo sea una feminista absoluta, soy realista, los hombres han dado mucho pero las mujeres estamos dando más, igual o más, en todos los aspectos. El arte es de todos y el flamenco si realmente lo vives, también es de todos. No tiene que ver con el color, la raza, ni hombre ni mujer, sino que cada uno tiene su sentimiento porque el flamenco es sentimiento y cada uno lo exterioriza como lo siente. Yo no quiero entrar en “un gitano canta mejor que uno que no sea gitano”. No, cada uno canta como canta. Hay público para todo y es el público el que tiene que opinar si le gusta más uno u otro. Es así no es más. Yo por lo menos no soy racista, si hay otra gente que lo es, peor para ellos.

¿Crees que hoy, el flamenco suena a libertad y tolerancia?

EF: - Es una pregunta difícil. Creo que hemos avanzado tanto que hemos dejado atrás la raíz. Entonces tenemos que volver otra vez a la raíz. Volviendo atrás… Han querido hacer un árbol sin raíz. Hay que volver atrás escuchando, viendo, investigando.

¡Lo que estas haciendo con este disco!

EF: - Pues si, por ejemplo. Lo que pasa es que ¡no voy a cantar como la Niña de los
Peines! ¡O como Fernanda! Pero si, lo he escuchado antes. Puedo hacer una
Farruca a mi manera pero sin desviar absolutamente nada… yo sé lo que
estoy haciendo, estoy consciente, pero a lo mejor hay otra persona que no es
consciente de lo que hace. Eso es lo malo.

El disco acaba con el himno gitano”Gelem-Gelem”, ¿de donde viene?

EF: - Todas son cosas especiales en este disco. El comité gitano de Sevilla, hace aproximadamente unos cuatros años cuando se celebró el año internacional del gitano, me propuso cantar el himno gitano. Le contesté que no sabía cantar en romanó. Me dieron un disco de un gitano yugoslavo y la letra en español y me gustó tanto que me lo empapé sin saber hablar nada. No sé hablar romano, mi familia no habla, se perdió antiguamente, porque cuando se hablaba otro idioma que no fuera el español, te cortaban la lengua. A los gitanos no les querían, ni a los judíos, ni a los negros, ni a otras razas que no fuera blanca. Entonces se perdió y es lamentable. En el resto de Europa si lo hablan, pero en España no. Me tuve que aprender la vocalización, la pronunciación, tuve que escuchar una versión de Rumania, otra de Yugoslavia, para escoger la que era la más fácil para mí.

¿Entonces es un mensaje acabar el disco con el himno gitano?

EF: En este disco quería darle un homenaje a mi raza entera. Y en un futuro, porque no, se vuelva a hablar otra vez, porque a lo mejor puedo dar un pequeño empujoncito. Viene al final, la casualidad no existe, viene allí y hasta.

¿Te pensaste el orden de los títulos?

EF: -No. El himno de los gitanos si, yo quería que fuera al final. José Antonio, el productor del disco si lo tomó en cuenta, hay una coordinación musical, está muy bien hecho.

Estamos aquí en tu “Centro de Arte y Flamenco" , ¿cuál es la singularidad de tu escuela?

EF: - La hemos hecho dos artistas y para artistas, pensando, ¿Qué condiciones
necesita un artista para sentirse bien en esta escuela? Todo el mundo que entra
por aquí se siente a gusto. Realmente, como somos dos artistas, sabemos lo que
necesita un artista: la comodidad, la serenidad, el color, como está decorado, que
uno se sienta bien, y que la secretaria sea una persona super simpática, que esté
todo bien atendido, que se escuche un buen flamenco, que se conozca la raíz.
Que no sea mucho baile mucho cante y ¡cuando lo tienes que poner en un
escenario, no tengas ni idea! Aquí se empieza desde abajo, desde la raíz.
Miguel(Miguel Vargas, su marido) dice “venga, te monto una coreografía” y si
no le enseña la base, cuando se quiere subir al escenario no sabe cómo hacerlo.
Con la guitarra pasa igual, o la palma. Entonces yo enseño cante, pero hay
Muchas bailaoras que vienen a mis clases. Hemos dado técnica vocal también
para bailaora, como tienes que respirar para no ahogarte. Profesionales también
vienen, porque todo va vinculado, ¡bailan pero tienen que escuchar al cante y la
guitarra!
A dar clases, últimamente han venido Mario Maya, Fosforito, Miguel Poveda,
José Antonio Rodríguez, también hemos hecho una master de estilismo, es muy
importante, claro, una mujer o un hombre tiene que ser muy bien arreglado
cuando sube al escenario, no puede salir de cualquier manera.

Tú vas siempre muy bien arreglada, con mantones maravillosos…

EF: - Bueno, eso es una cosa innata mía, pero hay mucha gente que esta
muy…alocada, necesitan saber cómo tienen que hacerlo. Es una cosa innata
mía porque le tengo mucho respeto cuando subo al escenario, pienso “si yo
tuviera sentada allí como me gustaría ver a esta persona”, entonces me pongo
en el lugar del espectador. Yo tengo mucho respecto. Hay gente que dice, “yo
canto pero me pongo un pantalón vaquero” y eso ¡perdóname, pero no! Yo me
meto con las luces, ¡con todo, tiene que ser así, completo!

¿Cualquier persona puede aprender entonces?

EF: - Tiene que tener paciencia. …todo se puede aprender, lo que pasa es que
tienes que tener condiciones. No tengo una varita mágica…Tu te vienes un
mes te hago cantaora. Eso no puede ser. Yo llevo mas de 25 años, ¡y me queda
mucho que aprender!

Crees que las instituciones y los políticos están dando ¿un giro nuevo para ayudar al flamenco?

EF: -Veo que todo va a más. Eso es buena señal. Cada día hay más afición al flamenco. Las instituciones se dan cuenta de que el flamenco es tan rico que se puede trabajar muchísimo, que ya no es el flamenco del cuarto sino que se puede llevar a los grandes teatros y ellos luchan para hacerlo. Está muy bien.

Piensas que hoy día ¿es más fácil para un joven artista desarrollar su carrera?

EF: - ¡A todos los que empiezan les cuesta trabajo! Lo que pasa es que hay mucha
gente, ¡demasiada gente! Para crear tu propio sitio tienes que luchar mucho. Yo
también he luchado mucho. Nadie me ha regalado absolutamente nada. Nada. Todo
lo que tengo lo he trabajado yo.

Foto: Michèle Delmas

¿Qué te parece el programa de la próxima Bienal de flamenco?

EF: - He visto cosas muy interesante pero no se si voy a poder ir a todo porque tengo mi casa, mis hijos, mi escuela, mi trabajo. Si, hay mucha variedad, se han dado oportunidades a mucha gente joven también, es importante que se vaya dando paso a la gente joven, tiene que surgir cosas nuevas, cuerpos nuevos. ¡Y que el público opine, al público no se le puede engañar!

Vas a cantar en la Bienal, “El amor brujo” de De Falla el 22 de septiembre en la Maestranza ¿Porque no presentas tu nuevo disco?

EF: - Porque realmente no quería hacer nada este año en la Bienal. Yo no iba a trabajar en la Bienal, no tenía ganas, no me apetecía, fue una decisión del director. Pero cuando me dijo “De Falla” dije que sí, y más cuando me dijo con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. No había trabajado nunca con la orquesta de Sevilla, eso si me apetece. De Falla no es nuevo para mí, porque tengo tres discos grabados. Lo estuve cantando con la orquesta nacional de España, con la ciudad de Barcelona, lo he hecho con miles de orquestas de todo el mundo pero con la orquesta de Sevilla nunca. Eso si me gustaba.

¿Cuál es la lucha para los años que vienen?

EF: - El flamenco es una carrera muy larga, me queda mucho por aprender, estoy todavía aprendiendo, incluso de mis propios alumnos, siempre tienes que estar allí, me queda mucho todavía. Luchar porque cada día salen artistas, voces nuevas, entonces las personas que estamos allí tenemos que luchar….pero estoy segura de mí misma, hago lo que hago y no tengo mayor problema, soy como soy.

¿Tú te implicas mucho para que mejoren las condiciones del flamenco, con las instituciones o la política?

EF: - Política no, ¿por qué política? No hay por qué meterse en la política, yo no lo hago, me ven de vez en cuando porque son mis amigos, no tengo la culpa de que ellos sean políticos, yo hago flamenco, si el alcalde me llama para una cosa de flamenco ¡yo voy! y porque el alcalde es mi amigo. ¡Si el alcalde apoya al flamenco porque no le voy a apoyar a él! No estoy metida en la política, no es por si Chaves, o…Si yo he dado una charla con los políticos ¡ha sido de Flamenco! No ha sido de política no estoy dentro de la política. Da la casualidad de que a todos los políticos le gusta el flamenco y que a todos los políticos les gusto yo. Y vienen a verme y yo también voy a verlo. Soy como soy.

Gracias por dedicarme el tiempo que no tienes, espero que llegaste a tiempo para llevar a Miguelito a su partido de fútbol. Te deseamos suerte y esperamos verte pronto en Francia con “Recuerdos”.

Entrevista realizada por Manuela Papino

Foto: Michèle Delmas

Centro de Arte y Flamenco de Sevilla:

c/ Torreblanca, n° 1 / Sevilla / 41003

tel: +34 954 915 971 / +34 637 425 101

CAFS

II Crso Internacional de Flamenco / Cádiz 2008

del 7 al 12 de julio de 2008

Cante: Esperanza Fernández

Baile: Miguel Vargas

Guitarra: Miguel Ángel Cortés

Percusión y palmas: Jorge E. Pérez Aguilar

EXTRACTOS SONOROS

Canción por Bulería: Esperanza Fernández / José Antonio Rodríguez

Siguiriyas : Esperanza Fernández / José Antonio Rodríguez

CD: "Recuerdos " DISCMEDI BLAU COB 4950-02


Canción por Bulería
Siguiriyas




Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | info visites 11232498

Sitio desarrollado con SPIP 3.2.7 + ALTERNATIVES

RSSes

Mesure d'audience ROI statistique webanalytics par WebAnalytics