José del Tomate en concierto. Universal Music Festival 2018

vendredi 3 août 2018 par Mario Herrero

José del Tomate : Universal Music Festival, Teatro Real (Salón de Baile), Madrid, 30 de julio de 2018.

Foto : Universal Music Festival

Guitarra : José del Tomate

Segunda guitarra : Cristóbal Santiago

Coros :Mari Ángeles y Kiki Cortiñas

Teclados : José Antonio Fernández

Bajo : Dani Noel

Percusión : Johny Cortés

Artista invitado : Tomatito (guitarra)

MP3 - 4.5 Mo
"Plaza vieja" (taranta)

"Plaza vieja" (taranta) - composición y guitarra : José del Tomate. Sacado del albúm "Plaza vieja", Universal Music Spain, 2018

Para los que son aficionados de toda la vida al flamenco, debe de ser muy emocionante ver cada vez que salen a los escenarios y se presentan como artistas los hijos de los ídolos de la juventud. El flamenco es un arte que se presta mucho a esto, de toda la vida hemos conocido sagas históricas de artistas flamencos y las seguiremos conociendo, y es hermoso y digno de orgullo ver cómo a día de hoy siguen saliendo jóvenes ramas de estos árboles legendarios. En el caso de José del Tomate, y aunque marcado de por vida por el hecho de ser el hijo de José Fernández Torres “Tomatito”, la saga ya viene de antes, de Niño Miguel y Miguel El Tomate, y estamos hablando ya de años y años atrás.

Digo marcado por ser el hijo de Tomatito porque es imposible que eso no te marque, ser hijo del mítico guitarrista de Almería, tocaor de Camarón de la Isla en los setenta y los ochenta, y actualmente uno de los guitarristas más reconocidos de la sonanta, con un toque en constante evolución que a pesar de todo no pierde la raíz, el soniquete y el arranque que tanto nos fascina de su guitarra. Es imposible desligarse de esto, y te marca, como digo, porque te marca la forma de tocar, la forma de aprender y de desenvolverte en el escenario y en la vida, y te marca las expectativas de la gente. Quizá esto último pueda dar algún otro problema o preocupación, pero el resto… el resto te marca para bien, claro. José del Tomate lo sabe y ha actuado desde siempre con humildad, respeto y asombro hacia sus maestros, muy agradecido a su padre y muy dispuesto a aprender de él, y a la vez a luchar por conformar una personalidad propia, sin olvidarse de sus orígenes, pero también mirando hacia adelante. Sin duda es por esto por lo que el dúo Tomatito / José del Tomate ha funcionado bien durante todos estos años, pues a ambos no les une sólo el toque de ritmo y de garra, o la apariencia física (el uno un calco de otro en el escenario, benditas melenas, quién las tuviera) sino que les une también la actitud personal, son dos flamencos que destacan por su saber estar, su seriedad y su responsabilidad. Creo que José del Tomate ha aprendido muy bien del maestro también en ese aspecto, y por eso da tanto feeling y es tan agradable verlo en el escenario. Un guitarrista amigo mío comentó a la salida del concierto (además de los pertinentes comentarios sobre el toque y la música), como reflexionando en ese mismo momento, “me cae bien, eh”. Y es cierto. Cae bien. Cae bien por cómo es y lo mucho que ha aprendido siendo tan joven. Y más aún por lo mucho que está dispuesto a aprender.

Foto : Claudia Ruiz

Comenzó templando los nervios con la taranta que presenta su disco, “Plaza Vieja”, una taranta llena de sonoridades exquisitas y dulces, llena de melodía y de música. Es perfecta para comenzar y presentarnos su toque, su personalidad propia. Después, sin olvidar a sus maestros (tal y como ocurre con José del Tomate, que se mantiene siempre en el equilibrio exacto, necesario de la juventud, entre presentar un toque nuevo y personal y seguir honrando a sus maestros), continuó con una danza árabe que su bisabuelo, Miguel El Tomate, legó al Niño Miguel y, ya ven, hasta hoy. En esta pieza José del Tomate hizo más muestra de garra y de nervio, especialmente en esos giros rápidos e hirientes tan típicos de las danzas árabes.

A partir de entonces llegaron sus acompañantes y ya empezaron el ritmo y el soniquetazo a ser los protagonistas de la tarde. Tangos y bulerías pa rabiar, flamenco bien armonizado y bien compuesto, con los coros de Mari Ángeles y Kiki Cortiñas, la percusión de Johny Cortés, la guitarra de Cristóbal Santiago, y palmas, palmas y palmas, jaleo, juerga de la buena. El toque de José del Tomate le demuestra una vez más a los incrédulos que la flamencura no está en lo que se toca, sino en cómo se toca, y que los flamencos ya pueden envolver su toque en teclado (José Antonio Fernández) y bajo eléctrico (Dani Noel), y percusiones y estribillos de cante, que sigue siendo flamenco, porque el sentido del compás, la rabia y la alegría (rabia alegre, incluso, o alegría rabiosa, otro perfecto equilibrio, tan propio de los toques festeros) están siempre presentes cuando lo interpretan verdaderos flamencos de influencia, vocación y espíritu.

Foto : Universal Music Festival

Paradójicamente, la calma la vino a poner Tomatito con su colaboración. Se le veía en la parte de detrás del escenario, moverse de un lado a otro y exclamar oles, orgulloso de su hijo, y el público ansiaba también verlos a dúo. Subió el padre e interpretaron juntos “Two Much Love Theme”, tema que grabó Tomatito junto al pianista Michel Camilo, y que toca a menudo junto a su hijo. Es una pieza más bien romántica (no del periodo del romanticismo, sino eso, que es romántica, que es dulce, jugosona, vaya), banda sonora de la película “Too Much”. Con esta interpretación, por lo tanto, se produjo un bonito contraste con los toques de ritmo (a pesar de que el toque de José del Tomate también tiene su melodía y su belleza y sus matices de color en los tangos y bulerías, no es sólo sangre y vísceras, sino también musicalidad y sutileza) y este toque lento, en el que destacan las improvisaciones del padre y el arropamiento cómplice del acompañamiento del hijo.

Para rematar, y ya volviendo al grupo flamenco original, una bulería de Tomatito (aunque con él, ahora, disfrutando en el escenario), haciendo gala más que nunca de ese aire tomatero, aunque con sus propias maneras, y con su propia forma de interactuar con los músicos, con los que transmitió complicidad y buen rollo, un buen rollo que seguro que tendrán siempre porque no creo que con José del Tomate sea difícil tenerlo. Demostró en el escenario, en definitiva, cualidades, actitud y personalidad de sobra para que podamos decirnos, relamiéndonos de ilusión y de gusto, que aquí va a haber Tomate para rato.

Mario Herrero Monreal


"Plaza vieja" (taranta)




Accueil du site | Contact | Plan du site | Espace privé | visites : 6716554

Site réalisé avec SPIP 1.9.1 + ALTERNATIVES

RSSfr

Mesure d'audience ROI statistique webanalytics par WebAnalytics